domingo, 11 de diciembre de 2016

¿Cuando se inicio el Modelo Centrado en la Familia? ¿que nos dice la evidencia?


¿Cuales son los inicios del modelo?

Para hablar de los inicios del Modelo Centrado en la Familia, debemos hacerlo a nivel internacional, ya que en España estas prácticas son muy recientes, aunque también es cierto que, a pesar de su corta trayectoria, cada vez son más los profesionales que dedican su labor a la Atención Temprana y que adoptan esta filosofía de trabajo. 

Según Espe-Sherwindt (2008), las primeras referencias sobre prácticas centradas en la familia las encontramos en los años 50, más tarde Bronfenbrenner nos describe en el año 1975 el impacto y la importancia del entorno familiar para el desarrollo del niño. Sin embargo, será a finales de los años 80 cuando este tema cobre una mayor relevancia en los distintos ámbitos en los que se reconoce la importancia de unas prácticas llevadas a cabo en el entorno del niño. Este momento coincide, también, con aquel en el que la Asociación para el Cuidado de los Niños (ACCH), publicó las claves para el desarrollo de unas prácticas centradas en la familia que favoreciesen el cuidado de los niños con necesidades de salud especiales (Espe-Sherwindt, 2008). Por ello, podemos decir que  que estas prácticas surgen en el ámbito de la pediatría, con el objetivo de maximizar el bienestar de sus pacientes (Saleeba, 2008). Además, si tenemos en cuenta las palabras de Green (2008), el concepto de prácticas centradas en la familia fue acuñado por Shelton, Jeppson y Johnson en 1987, e incluía los principios de dignidad, respeto, información compartida y colaboración. 

¿Qué ocurre en nuestro país cuando a nivel internacional ya se está adoptando el Modelo Centrado en la Familia? Si dirigimos nuestra mirada al ámbito español y situándonos en la época en la que las prácticas centradas en la familia empiezan a ver la luz a nivel internacional, es decir en la década de los 70, en aquel momento nosotros estábamos iniciándonos en lo que sería la Atención Temprana. Una vez más, las primeras experiencias llegan desde el ámbito sanitario, de ahí el enfoque totalmente clínico que se le da a nuestra disciplina desde sus inicios. Sin embargo, hizo falta poco tiempo para que los distintos profesionales que han ido incorporando su labor a esta disciplina, se diesen cuenta de la necesidad de incorporar a las familias como un elemento clave y fundamental para favorecer el desarrollo de sus hijo, ya que son ellas el único componente estable en la vida del niño (García-Sánchez, Escorcia, Sánchez-López, Orcajada y Hernández-Pérez, 2014).

Para documentar lo que se ha dicho en el párrafo anterior, podemos citar una serie de textos que se publicaron en su momento y que, lejos de fraguar un modelo de intervención cuyas prácticas estuviesen centradas en la familia, ya nombraban a esta como un elemento clave en la intervención, cuyas opiniones, información y colaboración en el tratamiento de sus hijos no podían ser ignoradas. Sirva de ejemplo el Libro Blanco de la Atención Temprana (GAT, 2000). 

A partir de ese momento, se intentarán diferentes estrategias de intervención en las que las familias adoptarán distintos papeles, en función del modelo del que se parte. Sin embargo, la experiencia desde los diferentes modelos de intervención en Atención Temprana, desde los que se les da cierto protagonismo a las familias, nos lleva a acercarnos cada vez más a las prácticas centradas en la familia (García-Sánchez et al. 2014), en las que los profesionales dan apoyo a las mismas con el fin de capacitarlas y empoderarlas en la toma de decisiones para favorecer el desarrollo de su hijo. Tal y como nos recuerdan García-Sánchez et al. (2014), no solo se debe tener en cuenta a las familias, sino a todas aquellas personas que se encuentran en el entorno del niño y que interactúan con él. De ahí que, cada vez sean más los profesionales que abandonan el modelo ambulatorio y empiezan a realizar su labor a través de las prácticas centradas en la familia.

¿Y que nos dice la evidencia científica?

En el entorno natural, es la motivación del niño, su decisión, su intención de interacción con los elementos que realmente le motivan (sus hermanos, sus padres, sus juguetes, sus deseos), los que dirigen el aprendizaje y, por eso, es más productivo. Por otro lado, esas oportunidades de aprendizaje contextualmente mediado se repetirán a lo largo del día y de la semana, una y otra vez, y en situaciones diferentes, favoreciendo el aprendizaje y su generalización (Dunst, Bruder, Trivette & McLean, 2001).

Las evidencias empíricas publicadas tanto a nivel internacional (Trivette & Dunst, 2000; Odom & Wollery, 2003; Espe- Sherwindt, 2008) como nacional (García Sánchez, Escorcia, Sánchez-López, Orcajada & Hernández-Pérez, 2014); acreditan que las prácticas relacionales contribuyen a construir las relaciones efectivas que buscamos con las familias. Estas prácticas son aquellas que permiten al profesional establecer un trato cordial con la familia, basado en el respeto y la escucha activa.  Fomentan las necesarias alianzas de trabajo, que serán útiles a nuestros objetivos de potenciar el desarrollo del niño. Pero no debemos olvidar el importante papel que juegan las prácticas participativas. Estas prácticas hacen referencia a la forma de actuar y de compartir decisiones, favoreciendo una relación de confianza entre las familias y los profesionales, quienes siguiendo este enfoque, además, deben hacer un uso consciente y planificado de prácticas específicas que impliquen a las familias como colaboradores activos y necesarios en las actuaciones a realizar (Espe-Sherwindt, 2008). De esta forma se consigue que los cuidadores implicados en los programas de Atención Temprana, se conviertan en co-responsables de las decisiones y verdaderos agentes del cambio en el entorno natural del niño (García-Sánchez et al., 2014). 

Finalmente, expertos en la materia como son Trivette y Dunst (2000), Odom y Wolery (2003), destacan la amplia evidencia científica de la que goza el Modelo Centrado en la Familia subrayando, entre otros aspectos los que siguen:

- La familia es una constante en el niño.
- La relación de colaboración que se establece entre familia y profesional.
- Las prácticas individualizadas y flexibles.
- Las prácticas basadas en la identificación de fortalezas y recursos.
- La participación de los niños en su entorno.

Hasta aquí una pequeña muestra de lo que significa el Modelo Centrado en la Familia y sus grandes beneficios para el bienestar de la misma, sin embargo este es un tema candente en nuestra actualidad y cada vez son más las investigaciones que se realizan al respecto y que avalan la importancia de adoptar este modelo por parte de los profesionales dedicados a la Atención Temprana. 




Referencias

Dunst, C. J., Bruder, M. B., Trivette, C. M., & McLean, M. (2001). Characteristics and consequences of everyday natural learning opportunities. Topics in Early Childhood Special Education, 21(2), 68–92.

Espe-Sherwindt, M. (2008). Family-centred practice: Collaboration, competency and evidence. Support for Learning, 23 (3), 136-143.

García Sánchez, F.A., Escorcia, C. T., Sánchez-López, M. C., Orcajada, N. & Hernández Pérez, E. (2014). Atención Temprana centrada en la familia. Siglo cero, 45 (3), 6-27.

GAT (2000). Libro Blanco de la Atención Temprana. Madrid: Real Patronato sobre Discapacidad.

Green, S.B. (2008). Significance of the Phylosophy of Familiy-Centered Care in the School of Nursing Scholarly Works, 49. Recuperado de http://digitalcommons.uconn.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1052&context=son_articles

Saleeba, A. (2008). The importance of Family-Centered Care in Pediatric Nursing.  School of Nursing Scholarly Works, 48. Recuperado de http://digitalcommons.uconn.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1051&context=son_articles

Trivette, C. M. & Dunst, C. J. (2000). Recommended practices in family-based practices. In S. Sandall, M. McLean & B. J. Smith (eds.) DEC Recommended Practices in Early Intervention/Early Childhood Special Education (pp. 39–46). Longmont, CO: Sopris West.


Odom, S. L. & Wolery, M. (2003). A unified theory of practice in Early Intervention/Early Childhood Special Education: evidence-based practices. The journal of special education, 37 (3), 164-173. 

miércoles, 1 de junio de 2016

¿Que es el modelo de intervención Centrado en la Familia? Parte I


Actualmente, nos vamos acercando a practicas basadas en entornos naturales, en las intervenciones de Atención Temprana, pero ¿sabemos realmente qué implica este cambio de visión? ¿qué es el Modelo Centrado en Familia? 

En este post y los siguientes os hablaremos acerca de esta forma de intervenir, sus inicios y cual es la evidencia actual que apoya su implementación en los equipos de Atención Temprana como forma de intervención más eficaz.

El Modelo Centrado en Familia es un enfoque de intervención para familias de niños con necesidades de atención temprana basado en varios aspectos clave:

  • Reconoce que cada familia es única, que la familia es la constante en la vida del niño, y que ellos son los expertos en las habilidades de este y sus necesidades.

  • Las fortalezas y necesidades de todos los componentes de la familia son tenidas en cuenta para plantear la intervención.

  • La familia está informada y apoyada por el equipo para tomar decisiones sobre lo que su hijo necesita en cada momento.
  • A la familia se le asigna un profesional-tutor el cual coordina junto el equipo transdisciplinar todo lo que la familia precise en cada momento del proceso de intervención.


Para que todo lo anterior exista, es necesario un cambio de rol del profesional y del equipo que hasta ahora realizaba intervención con el niño y su familia, esto significa que debemos pasar de un modelo de intervención donde el profesional era el experto, basado en el déficit y centrado en el niño a un modelo donde el profesional pasa a ser un apoyo, basando la intervención en las necesidades, preocupaciones y prioridades individuales de cada familia, destacando las fortalezas y centrándose en la participación del niño en los entornos naturales donde desarrolla.


La base de este modelo de intervención es el “empowerment” de la familia, es decir, el fortalecimiento de las capacidades familiares, aportándoles la formación y colaboración necesarias y apoyándoles en la búsqueda de estrategias para resolver sus necesidades (Dunst y Trivette, 1996). 



Referencias bibliográficas

Dunst, C. J. y Trivette C.M. (1996). Empowerment, effective helpgiving practices and family-centred care. Pediatric Nursing, 22, (4), 334-337, 343. Citado por Cañadas M. (2012). La familia, principal protagonista de los centros de desarrollo infantil y atención temprana. EDETANIA, 41, 129-141.

Law, M. et al. (2003) What is Familiy-Centred Service. Canchild. Recuperado de https://canchild.ca/system/tenon/assets/attachments/000/001/266/original/FCS1.pdf

martes, 3 de mayo de 2016

"La Familia y el Entorno como potenciadores del niño" Parte V. El papel de las familias

En esta última parte de nuestra charla, nos acompaño Claudia Tatiana Escorcia desde el  CDIAT La Alquería de Valencia y dejó claro el importante y crucial papel de las familias dentro del modelo


 https://youtu.be/Fg6TFCxPm2o

"La Familia y el Entorno como potenciadores del niño" Parte IV. El cambio de rol del profesional

En esta 4ª parte de nuestra charla Elisabet Ortuño nos habló del necesario cambio de rol del profesional que forma parte de un equipo transdisciplinar en el modelo centrado en familia

https://youtu.be/80CqeaInYOM

"La Familia y el Entorno como potenciadores del niño" Parte III Signos de alarma y necesidades de Atención Temprana

En la 3ª parte de nuestra charla Ana Quesada nos habló de la detección de Signos de Alarma y necesidades de Atención Temprana

https://www.youtube.com/watch?v=-H5c4ag53IM

"La Familia y el Entorno como potenciadores del niño" Parte II. Aportaciones de las neurociencias a la comprensión del neurodesarrollo

En la 2ª parte de nuestra charla contamos con la participación de Fco. Alberto Garcia Sanchez Catedrático de la Universidad de Murcia y director del grupo de Investigación del grupo Educación, Diversidad, Calidad de la Universidad de Murcia, que nos enseñó las actuales aportaciones de las Neurociencias para la comprensión del Neurodesarollo en Atención Temprana.

https://www.youtube.com/watch?v=4i8A9_pSCQo